IMAGE_582

Japón durante 20 días

 

Duración del Viaje: 20 días

Precio del Billete: 671,47

En este post os explico mi viaje por Japón durante 20 días. El precio del billete fue de 671,47 euros volando con Turkish Airlines. La duración del vuelo fue de 14h más 6h de escala en Istambul.

Consejo 1: Si tenéis pensado viajar a Japon durante 20 días es obligatorio comprar el Japan Rais Pass. Si queréis viajar en transporte público por el país necesitáis este ticket o acabaréis arruinados. El precio varía dependiendo de los días que viajéis. 7 días cuesta 221 euros, 14 días cuesta 351 euros. Es barato si tenemos en cuenta que un viaje desde Tokyo a Osaka os puede salir por 100 euros el trayecto, así que viajar por Japón durante 20 días sin tener el Japan Rail Pass puede ser una ruina!!

 

Consejo 2: Tened en cuenta que los Japoneses no saben decir que NO. Si preguntáis una dirección o dónde está una tienda a un Japonés os dará indicaciones de dónde tenéis que ir, aunque no tenga ni idea de dónde está el lugar del que le habláis. Mejor llevad un buen mapa.

 

Consejo 3: Si viajáis a Japón en verano tened en cuenta de que en según que zona hará mucho calor. Id preparados.

 

Mapa de Ruta

Día 1: Tokyo

 

Tokyo es una de las visitas imprescindibles para todo el que quiere viajar a Japón. Fue mi primer destino y pasé 6 días, aunque me habría quedado algún día más. En Tokyo no sólo disfrutaréis de los edificios y su cantidad de luces sino que también de su gente. Tenéis que dedicar un día como mínimo a andar por la ciudad y observar a los Japoneses y sus costumbres. 

Tokyo cuenta con dos aeropueros: Haneda y Narita. Mi vuelo aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Narita. Desde allí podéis coger el bus o en tren. Olvidad el taxi, os puede llegar a costar 200 euros…

Yo decidí ir en tren. Hay dos trenes, el Narita express y el Skyliner (más barato). Para llegar a mi hostel tenía que coger el Skyliner. Os recomiendo pedir que os envíen las indicaciones de cómo llegar a vuestro alojamiento. Viajar en metro por Tokyo puede ser complicado debido a que en muchas estaciones todo está escrito en Japonés y os podéis pasar un buen rato descifrando los mapas ya que en total hay 13 líneas de metro. El precio del billete depende de la línea y el trayecto, el precio mínimo es de unos 160 yenes. Lo que hay que hacer es mirar a que parada vas y cuanto cuesta el trayecto (los paneles ponen el precio), entonces pagas esa cantidad y ya tienes el ticket. Recordad coger un mapa traducido por si en la estación sólo está en Japonés!

 

En Tokyo me alojé en Hi Tokyo Sumidagawa de la cadena Hihostels. Viajar a Japón no es barato y una noche cuesta unos 25 euros en habitación compartida sin desayuno. En muchos alojamientos de Japón me tocó dormir en tatamis y el hostel de Tokyo fue mi primera experiencia, la verdad es que no es tan incómodo como parece!

 

Día 2: Tokyo

En mi primer día en Tokyo quería empezar a lo grande, viendo el Tokyo moderno y freak (del que tanto me habían hablado) pero también quería ver algún templo tradicional.

Empecé el día visitando el barrio de Akihabara, el famoso barrio de la electrónica. Preparaos para ver un sinfín de edificios y luces!! Para llegar hay que coger el metro hasta la parada Akihabara. Si podéis ir en domingo mucho mejor ya que paran el tráfico y es peatonal. En este barrio encontraréis infinidad de tiendas de electrónica, cualquier cosa que busquéis está aquí.  Parece ser que este barrio nació en el cruce de la líneas Sobu y Yamanote finales de la segunda guerra mundial cuándo se instaló un mercado negro de electrónica. Akihabara también ofrece un gran número de tiendas manga, anime con figuras y cómics para los aficionados al género. El barrio da para perder todo un dia andando por sus calles y tiendas.

 

Asakusa: Aquí está el templo de Sensoji. Con gran afluencia de turistas es uno de los sitios más visitados de Tokyo. Se puede llegar con la línea Ginza (G19) y línea Asakusa (A18). Con una mañana ya tenéis bastante. Es visita obligada aunque durante el viaje encontré algunos templos más bonitos y con menos turistas.

 

Día 3: Tokyo

 

Shibuya: Si habéis visto fotos de Japón seguro que alguna era de Shibuya. Aquí se encuentra el paso de peatones más transitado del mundo y es visita obligada para los que quieren viajar a japón. Es un espectáculo ver cómo cientos de personas cruzan estás calles a la vez. Si queréis verlo bien os aconsejo ir al Starbucks, coger un buen café y sentaros al lado de la ventana que da a la calle. Ofrece unas vistas privilegiadas para ver este espectáculo. Después de verlo tienes que formar parte y bajar al paso de peatones para cruzarlo. Cuidado no chocar con alguien… En el barrio de Shibuya también encontraréis cantidad de tiendas, centros comerciales, etc.

 

Shinjuku: Esta es la estación más transitada de Tokyo, lo que es sinónimo de ir esquivando gente. Dedicamos todo un día a esta zona. Al salir de la estación empecé a andar y no paramos en todo el día. Primero dimos una vuelta observando los edificios, luces y rascacielos y luego nos metimos en las callejuelas de Kabuki – Cho dónde se encuentran gran cantidad de bares. Por esta zona nos sorprendió descubrir los “hoteles del amor”. Son hoteles con habitaciones ambientadas y se alquilan por horas. Se puede coger una habitación ambientada en la luna, otra en una pecera, otra en una prisión, etc… Sin duda Japón os sorprenderá en cada rincón!

 

Día 4: Tokyo

 

Mercado de pescado de Tsukiji: Es el mayor mercado de pescado del mundo. Aquí nos pegamos un buen madrugón! Si se llega a las 5am se podrá ver la subasta de pescado, aunque me gustó más a partir de las 6am cuando empiezan a trabajar, es todo un espectáculo. El mercado se llena de gente, carros, tractores, bicicletas, etc… Hay que ir con cuidado porque ellos no se apartan, os tendréis que apartar vosotros. Aprovechamos para pasear por todo el mercado y tomar fotos.  Al salir hay muchos restaurantes pequeños de sushi. Es obligatorio desayunar un buen sushi!

 

Odaiba: En plena bahía de Tokyo, este barrio fue construido en los 90 ganando terreno al mar. Se puede llegar en barco o  en monorail desde la estación de YuriKamome. El tren atraviesa los edificios de la zona de Shiodome y cruza la bahía por el piso inferior del puente Rainbow. El paseo en tren merece la pena. En Odaiba pasé toda una tarde paseando por los centros comerciales y por las calles. La representación de 18 metros del personaje de anime Gundam es una de las principales atracciones.

 

Día 5: Tokyo

Ginza: La zona más cara y exclusiva de Tokyo. Hablando con gente de Tokyo me explicaron que en esta zona el metro cuadrado puede costar unos 60.000 euros. Es una la zona comercial más prestigiosa de la ciudad. Pasamos una mañana paseando por tiendas y por las lujosas calles. El edificio de Sony merece una visita.

 

Shimokitazawa: Es una zona poco mencionada en las guías. Yo la descubrí por recomendación del señor del hostel. Se puede ver la vida local de la gente sin el agobio de los turistas. Ideal para pasear una tarde que se quiera desconectar de los turistas.

IMAGE_110
IMAGE_182
IMAGE_202
IMAGE_209
IMAGE_272
IMAGE_50
IMAGE_305

Día 6: Takayama

Después de Tokyo decidimos ir a Takayama. Para llegar a Takayama cogimos un tren hasta Nagoya, el trayecto duró dos horas. De Nagoya cogimos otro tren y en dos horas más llegamos a Takayama. El trayecto de Nagoya a Takayama es una maravilla, se puede contemplar un Japón totalmente rural.

Takayama se encuentra en la prefactura de Gifu. La ciudad es conocida porque ha conservado algunos edificios antiguos. Nosotros dedicamos un día entero a visitar la ciudad. Lo más interesante es visitar el centro de Takayama dónde se encuentran edificios que datan del Periodo Edo (1600-1868). Caminad hasta la calle Sannomachi para ver las tiendas y casas antiguas. Algunas casas se han convertido en museos y se pueden visitar. El contraste con Tokyo nos sorprendió mucho. Pasamos de estar en una ciudad de rascacielos y luces a otra que nos transportó al Japón antiguo.

A las afueras de Takayama encontramos la aldea de Hida, una reconstrucción de edificios de los siglos XVII, XVIII y XIX, llamados gassho-zukuri. Merece la pena visitarla.

 

Día 7. Kanazawa:

Para llegar a Kanazawa en tren desde Takayama tardamos unas 3horas teniendo que hacer un transbordo.

Kanazawa es fácil de ver. Nosotros hicimos un día pero recomiendo que hagáis dos días.

Viajar a Kanazawa es fácil, el trayecto en tren es un disfrute constante y viajar a esta ciudad supone sumergirse en un Japón totalmente diferente que el visto en Tokio. Es cómo estar en el Japón feudal. Aquí veréis lo que esperáis ver del Japón más tradicional. Jardines cuidados hasta el mínimo detalle, calles señoriales y bien conservadas y un castillo que merece la pena visitar.

Cómo teníamos sólo un dia lo dedicamos a pasear por la ciudad. No tuvimos tiempo de ver el castillo que según dicen merece la pena, así que si podéis quedaros más días id al castillo.

Aún teniendo poco tiempo, pasear por Kanazawa es todo un espectáculo, aquí os recomiendo algunos lugares de visita obligatoria:

  • Parque Kenrokuen: 10 hectáreas de parque. Este parque está considerado uno de los tres más bonitos de Japón. Por lo tanto si váis de viaje a Japón tenéis que ir a verlo! Está a 15 minutos desde la estación de Kanazawa.
  • Casas de Samurais de Nagamanchi: Este barrio ha conservado el ambiente más tradicional y veréis casas cómo eran las casas de los samurais. Algunas de ellas están abiertas al público. Está a 10 minutos de la estación de Kanazawa y és visita más que obligada. Calle adoquinada que os traslada a otra época.
  • Casa de Gueishas Ochaya Shima: Fue nuestro primer contacto con el mundo de las Gueishas. En este barrio podéis ver cómo eran las casas de las Gueishas con ventanas de madera y grandes puertas. Alguna de las casas está abierta al público y la podéis visitar. Incluso podéis ver algún espectáculo. Nosotros no tuvimos la suerte de ver una gueisha en esta calle pero aún así hay que visitarla! Está a 10 minutos de la estación de Kanazawa.

Estas son los lugares de visita obligada si visitáis Kanazawa. Aunque no es una ciudad grande merece la pena verla aunque sólo sea un día.

 

IMAGE_396
IMAGE_399
IMAGE_354
IMAGE_447

Día 8: Kyoto

De Kanazawa nos dirigimos a Kyoto. En esta ciudad decidimos pasar 4 días. Desde Kanazawa a Kyoto hay unas tres horas en tren. Tres horas dónde estuvimos pegados a la ventana observando el paisaje.

En Kyoto hay que tener en cuenta que el transporte no es cómo en Tokyo. No os podéis fiar del metro ya que no llega por toda la ciudad. A algunos lugares hay que llegar en bus. Por suerte los buses son muy puntuales.

Nos alojamos en Hi-Kyoto. El sitio está muy bien. Es grande, silencioso y muy limpio. Cuesta unos 26€ por noche. Este hostel está un poco lejos de los sitios turísticos y hay que coger siempre bus, aunque pasan bastantes buses y son muy puntuales. Tened en cuenta que el hostel cierra a las 23h… por lo tanto si tenéis pensado salir de fiesta dejad la ventana abierta de la habitación para poder entrar por allí… a nosotros nos funcióno!

La ciudad de Kyoto ofrece gran cantidad de atracciones turísticas. Si queréis aprovechar bien el tiempo os recomiendo que dividáis las visitas en zonas.  El primer día llegamos tarde al hostel así que lo dedicamos a planificar nuestra estancia en Kyoto.

 

Día 9: Kyoto

Empezamos el día visitando el El templo Kiyomizudera o Kiyomizu-dera. La entrada cuesta unos 300 yenes. Esta visita dura toda la mañana y os quedaréis con ganas de volver. El templo es un conjunto de templos religiosos dónde podréis visitar santuarios, puertas, pagodas, estatuas y demás construcciones. Para llegar al templo la mejor opción es coger el autobús número 100 o 205 desde la estación de Kioto y bajaros en la parada Gojo-zaka o Kiyomizu-muchi y desde allí andar hasta el templo.

Si os gustan los templos os encantará la visita!

Por la tarde nos dedicamos a buscar Geishas o Maikos (aprendices de geisha). Kyoto es una de las ciudades Japonesas dónde, con un poco de suerte, se pueden ver Geishas. Para poder ver Geishas hay que hacer lo siguiente: ir hasta el barrio de geishas de Gion y tener muuuuuuuucha paciencia!! El barrio hay que recorrerlo a pié. Pasear por este barrio es como estar sumergido en el pasado, casas de madera, calles empedradas, tiendas de dulces, textiles, ornamentos, maquillaje, calzado, parasoles y si tenéis suerte también alguna geisha. Veréis gente con cámaras esperando durante horas para ver si sale alguna geisha. Nosotros tuvimos suerte y vimos una. Cuando sale una geisha es todo un espectáculo, la gente saca las cámaras y corre para ver si puede tomar una foto. Las geishas andan rápido para no ser fotografiadas pero dificilmente lo consiguen….

Si no conseguís ver una geisha no os preocupéis y aprovechad el barrio de Gion. Es precioso y no os cansaréis dar vueltas y más vueltas.

 

Día 10: Kyoto

El segundo día empezamos visitando el templo dorado o cómo lo llaman en Japón, Kinkaku-ji. Abre todos los días de 9h a 17h y el precio es de 400 yenes. Para llegar lo mejor es coger el autobús. Desde la estación se pueden coger los autobuses 101 o 205. Se tarda unos 40 minutos en llegar.

Para mí este fue el templo más bonito de los que ví durante el viaje. Os recomiendo ir con tiempo porque os quedaréis un buen rato parados contemplando el color dorado del templo. Después de tomar miles de fotos y selfies nos dimos un paseo por los jardines que rodean el templo. Cuándo veáis un jardín en Japón es obligatorio visitarlo. Cuidan hasta el mínimo detalle!!

En total estuvimos una hora paseando por los jardines.

Terminada la visita al Templo dorado nos dirigimos a Ryoan-ji, conocido como el jardín Zen de rocas. Fuimos por recomendación de la gente del hostel y habíamos leído en la guía que la visita era interesante. Cogimos   el bus número 59 que se encuentra a 200 metros de la entrada del Templo dorado. Hay que bajarse en la parada Ryoan-ji, no tiene pérdida! La entrada cuesta 500 yenes y está abierto de 9:00 a 17:00h.

El jardín consta de quince grupos de 17 rocas encima de grava blanca. Los monjes lo rastrillan a diario. Es un lugar agradable para descansar y meditar un rato. Mientaras estábamos sentados contemplando el lugar una mujer japonesa nos empezó a hablar en japonés. Es típico que la gente del país os hable en japonés como si entendiérais lo que os dicen, a nosotros nos pasó más de una vez. Lo suyo es seguirles la charla aunque no entendáis nada de nada, les gusta y lo agradecen. Os sentiréis como en Lost in Translataion más de una vez…

 

Día 11: Kyoto

El último día en Kyoto lo dedicamos a visitar el  bosque sagano de bambú de Arashiyama, se puede llegar desde la estación de Kyoto en la JR Sagano Line hasta Saga-Arashiyama. Se tarda unos 50 minutos en llegar.

Conviene llegar temprano para evitar el gentío. Nosotros llegamos a primera hora y cuándo nos íbamos ya estaba lleno de gente. Estuvimos paseando durante una hora rodeados de un bosque de bambú que no terminaba nunca. El sitio es precioso y con la luz de la mañana se ve un color verde intenso. Con un poco de suerte encontraréis gente meditando y haciendo ofrendas.

Terminado el paseo por el bosque de bambú fuimos hasta Fushimi Inari Taisha. Está a 5km al sur de la estación de Kyoto, se tarda unos 25 min. Os sonará por la película Memorias de una Keisha. Se trata de un paseo de 4km rodeado de Toris rojos. El paseo dura unas dos horas.

Aunque habíamos andado mucho, decidimos pasar nuestra última noche en la ciudad de fiesta. La noche japonesa hay que verla y vivirla. Si de día los japoneses te sorprenden, de noche lo hacen aún más. Karaokes, discotecas, en la calle, no os cansaréis de observarlos. En Japón la fiesta empieza temprano y en muchas discotecas y bares a las 3 o 4 am ya cierran. En nuestro caso a las 4am volvimos al hostel. El problema era que no abrían hasta las 6 de la mañana por lo que tuvimos que saltar una valla y colarnos por una ventana que dejamos abierta. Recomiendo que no toméis mucho alcohol si tenéis que saltar por una ventana…

 

Día 12: Osaka

Hoy era el día de ir hacia Osaka. De Kyoto a Osaka hay muy buena conexión y el trayecto dura unos 27min. Es rápido y cómodo.

Al llar a Osaka nos dirigimos al hostel.  Nos alojamos en Osaka Hana Hostel. Si tuviera que elegir el hostel dónde me han tratado mejor de entre todos los que me he alojado, este seria Osaka Hana Hostel.

Osaka es una ciudad parecida a Tokyo aunque más pequeña. En total pasamos tres días.

Cuándo salimos del hostel ya era hora de comer así que buscamos un restaurante y dedicamos la tarde a pasear por la ciudad y comprar comida en un super para cenar en el Hostel y así ahorrar un poco.

Pasamos la tarde paseando por el distrito de Dōtonbori. Este distrito está repleto de tiendas de todo tipo y cuando cae la noche parece que aún sea de día gracias a la cantidad de neones. Nos pasamos toda la tarde en el barrio observando a la gente. Aquí veréis el mundo “freak” de Japón y gente disfrazada. También podéis probar bolas de pulpo y cangrejo. No os podéis ir del barrio sin hacer una foto al  famoso neón publicitario de Glico Man.

Para cenar fuimos al hostel dónde conocimos a la gente que trabaja allí y nos ofrecieron poder cenar al día siguiente en el hostel. Son gente muy amable y nos apuntamos sin pensarlo.

 

Dia 13: Osaka

 

Para empezar el día hemos ido al Acuario de Osaka. Está situado en la zona de Tempozan. Para llegar lo mejor es ir en metro, se tarda unos 20 minutos en llegar. La entrada no es barata, unos 2.000 yenes.

El acuaro de Osaka es conocido por tener el tanque acuático más grande del mundo con unas 470 especies. Podéis ver animales acuáticos de todo tipo, a mí me encantó el tiburón ballena!!

La visita dura una hora y media, es muy entretenida y bonita, pero si tenéis un presupuesto ajustado es prescindible. Hay otros acuários en el mundo más baratos…

Al salir del acuario se puede pasear por los alrededores. Como en todo Japón encontraréis un centro comercial y varias tiendas frikis.

Por la tarde fuimos al área comercial de Shinsaibashi, justo al norte de Dotonbori.

Se trata de calles cubiertas por una fachada de plástico y repletas de tiendas. Es recomendable ir cuándo cae la noche para ver la cantidad de luces y la cantidad de gente que se despaza hasta este lugar. Nosotros nos pasamos un buen ratos sentados y mirando la gente, todo un espectáculo.

En esta zona podemos encontrar todo tipo de tiendas y artículos. Tiendas de ropa para perro, peluquerias, tiendas de ropa, etc…

Se nos hizo de noche rápidamente y tuvimos que marchar al hostel dónde nos esperaba una cena típica japonesa. La cena la preparamos nosotros mismos con la gente del Hostel y al terminar nos invitaron a sake fue un buen momento para conocer a gente del país. Estuvimos hasta la 1 de la madrugada hablando sin parar y nos ofrecieron seguir la charla de fiesta por la ciudad. No pudimos negarnos. En principio al día siguiente debíamos abandonar Osaka, pero nos lo estábamos pasando muy bien en esta ciudad y decidimos alargar un día más la estancia. El problema era que no teníamos dónde dormir ya que el Hostel estaba lleno, por lo que terminamos durmiendo en el suelo del comedor. Cuándo hay sueño cualquier lugar es bueno!

La noche en Osaka es diferente a la Kyoto. Aquí hay más oferta y las discotecas y bares cierran más tarde. Lo divertido de Japón es que cuándo sales de fiesta haces amigos rápido. Parece ser que a los japoneses les gusta hablar con occidentales y el hecho de ser de Barcelona nos ayudó. Les encanta la ciudad.

 

 

 
IMAGE_703
IMAGE_582
IMAGE_541
IMAGE_659
IMAGE_642
IMAGE_701
IMAGE_765
IMAGE_101

Día 14: Osaka – Miyajima

Hoy era el último día en Osaka.La noche la habíamos pasado de fiesta hasta las 6 de la madrugada, así que pasamos la mañana durmiendo en el suelo del comedor.

Por la tarde cogimos un tren que nos llevaba hasta Miyajiima.  Para llegar a Miyajima hay que hacer parada en Hiroshima. Esta era nuestra primera experiencia con los trenes bala llamados Shinkansen. Con el Japan Rail Pass los asientos no son numerados, si se quiere coger asiento hay que pagar un plus. En ningún momento tuvimos problemas para encontrar asiento. Las pantallas te indican los vagones que tienen asientos libres y en el suelo del andén está indicado dónde parará cada vagón. Facil, ¿no?

En Japón los trenes son muy puntuales así que no penséis que esto es RENFE. Aquí si llegáis tarde no cogéis el tren. Como curiosidad, estad atentos a la señora que pasa con el carrito vendiendo comida. Cada vez que entra o sale del vagón hace una reverencia y un saludo. Un ejemplo de la amabilidad japonesa.

El trayecto hasta Hiroshima dura unas dos horas y cinquenta minutos. En Hiroshima cogemos un tren de cercanías que nos lleva a la ciudad de Miyajimaguchi.

 

Día 15: Miyajima

Nuestra estancia en Miyajima fue tan solo un día y dos noches y es que con un día ya basta para visitar Miyajima. Miyajima está considerada una isla sagrada y no es posible alojarse en la isla. De hecho hasta hace poco no podía haber ni nacimientos ni defunciones en la isla. Hay dos opciones para pasar la noche, una opción es pasar la noche en Hiroshima y la otra es pasar la noche en Miyajimaguchi que es dónde se coge el barco que lleva a Miyashima. Nosotros nos decantamos por la segunda opción. Pasamos la noche en Backpackers Hostel por unos 20 euros la noche en habitación compartida. El hostel está muy bien, con todo lo necesario y algunas noches organizan cenas y barbacoas de tempura. Miyashima es uno de los destinos más conocidos de Japón, Patrimonio de la humanidad y famoso por el Torii que se encuentra en la isla. Para llegar a la isla hay que coger un ferry que dura 10 minutos hasta la isla, el precio es de 1,50 euros. Es importante estar atentos al horario de los ferries para saber a qué hora hay que volver. La visita a Miyashima es relajante y muy interesante, aunque en pleno Agosto puede estar lleno de turistas. Es recomendable pasar todo el día en la isla para poder pasear con calma y aprovechar cuando los turistas empiezan a marchar para visitar el Torii sobre última hora. Os recomiendo visitar el Torii a última hora cuando crece la marea y el Torii está rodeado de agua. A parte del Torii dedicad el día a pasear por toda la isla y visitar cada rincón que ofrece.

Tened en cuenta que en Miyajima hace mucho mucho mucho calor así que tomad precauciones!!!

 

Días 16 y 17: Fukuoka

 

Fukuoka fue uno de nuestros últimos destinos y llegamos por casualidad, en realidad no conocíamos esta ciudad ni habíamos escuchado sobre ella. Decidimos ir a Fukuoka porque en mi viaje a Canadá conocí a un chico japonés que era de esta ciudad y quedamos en pasar unos días con él en Fukuoka. Para llegar desde Miyajima tardamos unas dos horas en tren, como siempre merce la pena viajar en tren y disfrutar del paisaje japonés.

Fukuoka es la capital de la prefactura que lleva su mismo nombre y como curiosidad está más cerca de Seul (Corea) que de Tokyo y por este motivo ha tenido mucha influencia Coreana.

En Fukuoka (aún siendo una ciudad grande) encontramos poco turismo occidental por lo que muchos japoneses se paraban a hacerse fotos con nosotros.

Nuestra estancia en Fukuoka fue tan solo de dos días. Merce especial atención el Temlo Shofuku-Ji, del cual se dice que el templo Shofuku-Ji es el primer templo Zen del que se tiene constancia en Japón.  Podéis estar una mañana paseando por sus templos tranquilamente. Terminada la visita a los templos fuimos a la playa para disfrutar del sol. Después de un día disfrutando del Japón más tradicional descubrimos el distrito de Nakasu del que se dice que es el distrito dedicado a la diversión más grande  del oeste de Japón. Quedamos con nuestro amigo Nobayasu Nakamuta que nos llevó a un restaurante japonés dónde le esparaban unos amigos. En el restaurante nos dejamos llevar por nuestros compañeros y ellos pidieron la comida y hay que decir que nos encantó!! Por suerto nuestros acompañantes hablaban inglés (cosa poco habitual entre algunos sectores de Japón). La noche transcurrió entre el restaurante, bares y discotecas. Sin duda fue una de las mejores noches que pasamos en Japón rodeados de japoneses y descubriendo cómo es la noche en este país. Si buscáis fiesta, Fukuoka puede ser vuestro lugar. El hecho de que haya pocos turistas hace que cuando los japoneses te ven en un bar quieran hablar contigo e invitarte a copas.

IMAGE_76
IMAGE_841
IMAGE_834
IMAGE_260
IMAGE_7
IMAGE_191

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright 2014 by Viajistas In Barcelona

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies