post_headers

República Checa, ruta de 13 días

Para viajar a República Checa hay que tener en cuenta que, a parte de Praga, cuesta encontrar información sobre otros destinos. Yo busqué información por internet y también me vi forzado a comprar una guía.

En República Checa hay dos zonas que visitar: Moravia y Bohemia. Yo decidí visitar Bohemia en un viaje en mochila y evitar la parte de los balnearios (como las ciudades de Karlovy Vary y Mariánské Lázne).

En Bohemia visité las ciudades de Pilsen, České Budějovice, Cesky Krumlov y Praga. También realicé una escapada a la ciudad austríaca de Hallsttat. Otras ciudades que parecen interesantes son Trebor, Telç y Trevic. Pero a estas no pude ir por falta de tiempo.
El vuelo a Praga me costó 200 € con una maleta facturada, viajé con la compañía SmartWings. Al avión subí dos bultos sin problemas, una mochila con la cámara y una guitarra pequeña.

Hay que tener en cuenta que el sistema de transporte público de República Checa, a excepción de Praga, es muy complicado.

Yo preferí utilizar la agencia de autobuses Student Agency, que no es nada cara. Depende del trayecto puede salir por 3€ la hora de trayecto o 8€ las tres horas. También estaba la opción del tren pero toda la información que encontré me recomendaba coger del autobús, ya que según a que sitios el tren no llega o da mucha vuelta.

 

Alojamiento: en toda República Checa me alojé en Hi Hostelling Internacional ya que el precio es  de unos 10 €  y ofrecen facilidad para cancelar. El alojamiento normalmente es compartido. Puedes elegir habitación individual, de 6 personas o de 12.

 

Itinerario:

Plzen

Se puede llegar facilmente desde Praga.

Desde el aeropuerto hay que coger el Bus 100, que lleva directamente a la estación de autobuses Student Agency. El trayecto dura unos 30 min.

Es recomendable comprar los tickets del autobús por Internet, ya que se acaban pronto. El trayecto desde la estación Student Agency hasta Pilsen dura una hora. Los autobuses tienen Wi-Fi y te sirven café gratis.

 

Desde la estación de Pilsen hasta el hostel hay unos 20 minutos andando. El hostel queda a cinco minutos del centro, no está muy limpio pero por precio (10€/noche) no se puede pedir mucho. Pilsen es una ciudad pequeña que se puede ver en una tarde. El principal atractivo de la ciudad es la plaza central y también las calles de alrededor. Cenar es barato, se puede cenar por unos 12€. El precio de la cerveza es lo mejor: 1€ por una jarra grande. Por la noche es interesante perderse y entrar en algún bar musical.

 

Si se tiene tiempo, vale la pena visitar el Museo Subterráneo de Pilsen es un museo que te lleva a recorrer los pasadizos bajo la ciudad.  Estos  pasadizos datan de la edad media. La visita cuesta 5 euros e incluye guía en inglés. La visita dura una hora y media. Después de este museo también hay que visitar el Museo de la Cerveza Pilsen.

IMG3832
IMG_1695
IMG_1666
República Checa, cena con músicos

Ceske Budejovice

El trayecto en bus desde Pilsen a Ceske Budejovice cuesta unos 11€ y es un poco complicado. Desde Pilsen, hay que volver a Praga y allí coger la línea amarilla hasta Andel. En Andel, hay que bajar y andar hasta la estación de autobuses y allí coger el autobús que llega hasta Ceske BudejoviceEl viaje hasta la ciudad es de dos horas y media, pero debido al tráfico se alargó hasta 3 horas y cuarto.

Esta ciudad es pequeña y básicamente lo que vale la pena ver es el centro de la ciudad dónde se encuentra una de las plazas más grandes de Europa y muy bien conservada. El Hostel en Ceske Budejovice sale por unos 12€. El resto de la ciudad no merece mucho la pena.

Cesky Krumlov

Uno de los lugares que más me gustó de República Checa. Se tarda unos 30 min en llegar desde Ceske Budejovice. El bus cuesta 1,50€. Es un pequeño pueblo medieval rodeado por un río. Por su tamaño parece que no ha de ofrecer más que una simple visita de sus calles, pero es todo lo contrario. Excursiones en bici,  ascensos a la montaña, canoa, rafting, etc. El pueblo ofrece muchas posibilidades y vale la pena pasar como mínimo un par de días. Yo estuve 4 noches alojado en Travel Hostel  y no me hubiera importado quedarme unos días más.

Mi plan fue el siguiente:

 

  • Día 1: Este día lo dediqué a recorrer las calles del pueblo. Hay dos tours gratuitos que merecen la pena. Yo hice uno en la tarde y es muy recomendable. Por la noche hay que salir a cenar y pasear mientras se escucha a los músicos en plena calle.

 

  • Día 2: Iba a realizar una excursión por el río en canoa pero desayunando conocí a un grupo de 4 chicos al que le faltaba una persona para contratar una balsa de rafting y me sumé a ellos. En realidad el rafting no es como el que nosotros conocemos. Consiste simplemente, en bajar unas 4 horas por el río (también hay la opción de 6 horas). El río no tiene rápidos y se baja con calma. Por el camino se puede ir parando en bares que están muy bien integrados en el paisaje y comer o tomar una cerveza. Sin duda vale mucho la pena por el paisaje, ya que el río pasa en medio del bosque y es muy bonito.

 

  • Día 3: Este día lo quería dedicar a una excursión andando por la montaña pero me hablaron de un pueblo en Austria llamado Hallstatt. Está un poco lejos pero merece la pena una visita. Hay 3 horas en autobús. El precio es del billete ida y vuelta es de unos 140€. No es barato, pero como digo el pueblo es precioso.

 

  • Día 4: Dediqué mi último día a pasear por el pueblo. Hice el tour guiado de la mañana y por la tarde una excursión por los alrededores. Por la noche disfruté mi última noche escuchando la música en la calle. Sin duda me habría quedado un día más.
Cescky Krumlov
República Checa, Ceske Budejovice
Castillo de Cesky Krumlov
República Checa, Cesky Krumlov

Praga

El bus de Cesky Krumlov a Praga me costó 7,50€. El trayecto es de unas 3 horas y esta vez no me alojé en hostels ya que estuve en casa de mis cuñados, que viven en Praga.

Praga es el destino más turístico de República Checa y no es una ciudad muy grande si la comparamos con otras capitales europeas. Aún así, su arquitectura merece que pasemos más de un día paseando por sus callejuelas.

¿Qué no hay que perderse en Praga?

  • Plaza de la Ciudad Vieja: Aquí se puede aprovechar para tomar una cerveza mientras se observa a la multitud y se disfruta de la arquitectura del lugar.

 

  • Reloj astronómico: Data del 1490 y se encuentra en la Torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja. Cada hora en punto se puede apreciar el espectáculo que ofrece el reloj. Se abren una pequeñas ventanas y se ve a representaciones de personajes pasar.

 

  • Puente de Carlos: probablemente el monumento más famoso de la ciudad. Sus 500 metros conectan la Ciudad Vieja con el barrio de Malá Strana. Durante su recorrido se pueden observar más de 30 estatuas.

 

  • Malá Strana: antiguo distrito de Praga, data del 1257. Pasear por sus calles no tiene desperdicio. También es interesante visitar el Muro de John Lennon y cenar en el restaurante Kampa Park a orillas del río.

 

  • Sinagogas y Antiguo Cementerio Judío de Praga:  Se pueden visitar un total de 6 sinagogas y el cementerio, que data de 1439, con más de 12.000 lápidas y se estima que puede haber enterradas unas 100.000 personas.

 

  • Castillo de Praga: Es el castillo más grande del mundo y uno de los monumentos más representativos de la República Checa. La visita merece una mañana entera para poder visitar la Catedral de San Vito que alberga los restos de Wenceslao IV. El Castillo de Praga también alberga el Callejón de Oro, calle corta y estrecha que debe su nombre a los orfebres que la habitaron en el siglo XVII. Una buena opción es visitar el Castillo por la mañana y después ir bajando y visitar Malá Strana por la tarde, y quedarse a cenar allí.

Alrededores de Praga:

 

Velka Ameriká: Esta a unas 2 horas de Praga en Bus y el sitio lo merece. Es una especie de cañón donde los checos van a pasar el día bañándose, tomando el sol y comiendo (¡No os dejéis el bañador). Para llegar, hay que ir hasta la parada de metro de la línea B Zličín, coger el Bus 311 y bajarse en la parada de Mořina donde hay que andar unos 20 minutos hasta llegar al cañón. Es sencillo llegar y merece mucho la pena. En mi visita no encontré ningún turista.

 

Kutná Hora: Se puede ir en tren o alquilando un coche. Lo más rápido y fácil es alquilar coche ya que el tren está mal comunicado. La distancia en coche es de 81 km. Lo más interesante de esta ciudad, patrimonio del a humanidad, es la Capilla de los Huesos ( Kostnice ). Esta capilla es un osario de más de 40.000 huesos humanos. Estos huesos se extrajeron de las tumbas del cementerio a finales del siglo XIX.

 

 

 
Praga, plaza del reloj
Castillo de Praga
Praga, sinagoga española
Calle del Castillo de Praga
Praga, Kutná Hora
República Checa, Kutná Hora
Velka Amerikà en República Checa
República Checa, Goulash

Para ver más fotos visita la galería.



Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© Copyright 2014 by Viajistas In Barcelona

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies